Las madres de los presos en huelga de hambre por el fin del aislamiento de Öcalan son constantemente hostigadas por la policía de Turquía.

El Consejo de Mujeres Roj ha organizado una acción frente a la Wood Green Library para apoyar la resistencia de la huelga de hambre y protestar por las constantes agresiones que sufren las madres de los presos.

Las mujeres han participado en la acción con pañuelos blancos, símbolo de las madres y su sentada pacífica atacada por la policía.

En un comunicado leído en la acción, las mujeres condenaron las prácticas fascistas del Estado turco y declararon que dichas prácticas nunca intimidarán a las mujeres.

“Nuestros amigos y camaradas en huelga de hambre y ayuno estricto están siendo agredidos”, dijo la activista. “Erdogan y su régimen fascista deberían saber que estos ataques nunca nos intimidarán, y que su régimen será destruido por esta magnífica resistencia”.